Cómo escoger la red social ideal para nuestro negocio

Social-Media

– “¿En qué red social debemos estar?”

-“En todas.”-

“¿En todas, todas?

-“Claro. Quiero tener 20.000 “me gustas”, quiero ser viral, quiero 100000 fans en Pinterest, quiero que las Kardashian me sigan en Instagram, quiero ser Trending Topic,…”

Vale, vale, con calma, todo llegará. Bueno, quizá las Kardashian nunca lleguen a ser nuestras seguidoras, pero es no significa que no podamos tener un futuro exitoso en las redes sociales. Todo pasa por hacer bien una primera cosa: escoger la red social ideal.

Las redes sociales más adecuadas para nuestra empresa serán aquellas que agrupan el mayor número de usuarios que coincidan con el perfil de nuestro cliente y que mejor se adapten a nuestro modelo de negocio.

Pero no todas las redes sociales son válidas para nuestro negocio porque no todas funcionan igual ni todas ofrecen lo mismo, así que antes de ponernos a hacer perfiles a lo loco, echemos una ojeada primero a las principales características de las redes sociales más populares:

  1. FACEBOOK: Es la más popular actualmente. La mayor parte de la población con redes sociales tiene un perfil en Facebook, por lo que es la red que mayor rango de población abarca. Es ideal para los negocios de venta directa al consumidor y ofrece además la posibilidad de invertir en publicidad, aumentando la efectividad de nuestras campañas a través del uso de filtros (gustos e intereses, tipo de trabajo, tipo de empresa…).
  2. TWITTER: Es la red social más acertada para trasmitir ideas y conceptos concretos de forma rápida y directa. Destaca por la gran cantidad de mensajes en tiempo real que nos permite conocer la actualidad en casi la totalidad del planeta, que gracias a su sistema de etiquetas (o hashtags) pueden convertirse rápidamente en visibles y virales. El usuario medio de Twitter oscila entre los 33 y 44 años, tiene estudios superiores y utiliza a diario su smartphone. Dato curioso: es la red más utilizada mientras se ve la televisión. No solo es utilizada por periodistas y programas de televisión (lo que puede ser útil para dinamizar nuestras publicaciones), sino que además es un gran complemento en atención al cliente, por facilidad de uso e inmediatez.
  3. GOOGLE+: Al igual que Facebook, está alcanzando una alto nivel de popularidad y muchos usuarios navegan por las páginas de Google + en busca de información de utilidad y de contacto directo con las empresas. Además de mejorar nuestra presencia en Google, publicar nuestros contenidos en Google+ hace que se indexen rápidamente en Google y nos ayudará a mejorar nuestro posicionamiento en los resultados de búsqueda. Toda una ventaja competitiva.
  4. YOUTUBE: Es la principal red para compartir videos, de fácil integración con Facebook y Google+. Ideal para empresas que desean compartir noticias en formato de video, tutoriales, etc. Además, al pertenecer a la red de Google nos vuelve a resultar muy útil para mejorar nuestro posicionamiento en los buscadores y puede ser un gran canal de promoción si la empresa crea contenidos en vídeo.
  5. LINKEDIN: Se trata de una red orientada al mundo profesional. Recomendada para empresas con modelo de negocio B2B (empresa a empresa), y por sus grupos profesionales de todo tipo. Es muy útil tanto para ofrecer nuestros servicios, como para incorporar personal (especialmente personal técnico y especialistas) o establecer colaboraciones con otros profesionales.
  6. PINTEREST: Es la red que más ha crecido en popularidad y puede resultar muy útil  para negocios en los que la imagen es fundamental, como tiendas de moda, peluquerías y estilistas, restaurantes,… Es una red social utilizada principalmente por mujeres, en la que es muy fácil hacer participar a los clientes con sus fotografías.
  7. INSTAGRAM: Al igual que Pinterest, esta red social pone todo su peso en el contenido visual, pero además, mediante un sistema de etiquetas nos permite aumentar nuestra visibilidad, nos da viralidad y nos posiciona como marca. En Instagram podemos mostrar en atractivas imágenes nuestra actividad, proponer concursos o actividades y acercarnos de una forma más informal a nuestro público.

Estupendo, ya tenemos una primera impresión general de las redes sociales. Ahora, ¿cuál escogemos? Primero debemos tener claro que nuestra empresa no tiene que estar presente en todas sólo porque sea la moda o nuestra competencia esté en ellas, y después tendremos que planificar una sólida estrategia que deberá partir de la respuesta a tres preguntas iniciales:

  1. ¿QUÉ QUIERO CONSEGUIR CON LAS REDES SOCIALES?

Seamos claros: las redes sociales no son un e-commerce. Es decir, un usuario que encuentra tu perfil, comenzará a seguirte si ofreces contenido que le interese, pero eso no significa que vaya a adquirir tu producto o servicio.

Las redes sociales hoy día suponen el método más rápido para llegar a un número mayor de gente en el menor tiempo posible y con un gasto mucho menor que una campaña de marketing, pero no son esencialmente un vehículo publicitario.

Las redes sociales nos ayudan a establecer una comunicación directa, un clima de confianza y entendimiento mutuo con nuestros clientes. Tener claro esto y saber sacarle partido es lo que nos ayudará a hacer de las redes sociales un gran apoyo a la hora de conseguir ventas.

Algunas de las posibilidades que nos ofrecen y que influirán positivamente en nuestro negocio son:

  • Conocer las necesidades, problemas y deseos de los clientes.

Como ya hemos dicho, las redes sociales son una fuente de información directa. Nos ayudan a averiguar de qué se habla y en qué tono, qué tipo de humor es apropiado, las opiniones de los usuarios respecto a nuestros productos y los de la competencia, etc.

  • Mejorar el servicio de atención al cliente.

La atención pública nos hará conservar clientes habituales y hacer que los nuevos nos conozcan. Si cumplimos con lo que decimos y realmente resolvemos problemas a los clientes, es la mejor publicidad que se puede tener.

  • Favorecer el branding.

A medida que nos va conociendo más gente, y creamos una comunidad alrededor de nuestra marca, la fortalecemos y la dotamos de identidad: la de las personas que interactúan con ella.

  • Conocer y comunicarse con otros potenciales facilitadores de nuestro negocio: proveedores, fabricantes, distribuidores, asociaciones del sector, etc… con los que podremos crear relaciones o alianzas de beneficio mutuo.
  1. ¿QUÉ TIPO DE SERVICIO OFREZCO?

La red social ideal varía según el contenido compartido.

Si el contenido que compartimos es en formato vídeo, es más probable que nos interese crear para nuestra empresa un canal en YouTube y subir los vídeos en él.  Sin embargo, si nuestro producto tiene una carga visual importante porque, por ejemplo, nuestra empresa es de decoración, redes como Instagram o Pinterest nos ayudarán a ganar popularidad y aumentar nuestras ventas.

Si queremos posicionarnos como expertos en nuestro campo, es buena idea un blog periódicamente actualizado y una adecuada comunicación en Linkedin puede ser una solución ideal. Pero si compartimos mensajes largos acompañando a nuestros artículos, Twitter no es nuestra red social porque sus publicaciones están limitadas a 140 caracteres.

Y tampoco tenemos que limitarnos a las redes sociales más conocidas. Existen nichos muy específicos de los que también se ocupan otras redes. ¿Tenemos una tienda de muebles? bricofans.es. Si vendemos productos veterinarios, quizá nos interese más catmoji.com. Para el sector textil: comercialista.es,…

  1. ¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

Antes de abrir un perfil en una red social también debemos analizar si realmente allí se encuentra nuestro cliente potencial.

En España la red líder es Facebook pero, ¿qué pasa si queremos dirigirnos a un público más internacional? Por ejemplo, en China la red más utilizada es qzone y en Rusia, Vkontakte.

Puede que Facebook, Twitter y Google+ sean las redes sociales más populares del panorama mundial, pero no son las únicas. Ya hemos visto que existen centenares de redes sociales que responden a necesidades de segmentos más específicos:

  • Redes sociales profesionales: LinkedIn, Xing, Focus, Viadeo y Ryze.
  • Redes sociales de fotografía e imágenes: Flickr, Instagram, Pinterest.
  • Redes sociales de vídeo: como Youtube, Vimeo, Vine, Stickam o FunnyorDie.
  • Redes sociales de estilo de vida: como Bananity, Buzznet, Fixter, Ibibo, VampireFreaks o Moterus.
  • Redes sociales de animales: como por ejemplo FacePet o MyCatSpace.

Estos son solamente algunos ejemplos, pero existe un largo etcétera de redes sociales muy segmentadas por gustos, intereses y aficiones de sus participantes y que pueden ser una gran plataforma para catapultar al éxito a determinado tipo de negocios.

AHORA YA PODEMOS PONERNOS EN MARCHA

Como último paso, hemos de tener en cuenta que escoger las redes sociales adecuadas para nuestra empresa no es suficiente, sólo es el punto de partida. Una buena planificación de nuestra presencia en las redes sociales implica que debemos estar preparados para participar en ellas adecuadamente, dedicándole tiempo a la elaboración de un plan estratégico y a conocer el tipo de lenguaje y normas de comportamiento de aquellas plataformas en las que queramos interactuar. Cuidar nuestra imagen en las redes sociales, dar respuesta al público y gestionar con calidad nuestra presencia en Internet es fundamental a la hora de conectar con nuestros clientes potenciales, atraerlos y enamorarlos como marca.